biomecánica en el ciclismo

biomecánica para ciclistas en SANTANDER

Conoce la importancia de la Biomecánica para ciclistas en Santander gracias a Losada y Asociados.

El ciclismo es una de las actividades que mayores beneficios aporta a nuestro cuerpo. No obstante, muy pocos nos dicen cuáles son los riesgos asociados a esta práctica, y que van más allá de caerse de la bicicleta.

Hablamos de esas consecuencias a largo plazo, que si no somos cuidadosos al realizar ciclismo, pueden perjudicar a nuestro cuerpo de forma irreversible, seamos principiantes o unos expertos en dos ruedas.

¿Qué es biomecánica?

Es una disciplina que se encarga de estudiar los efectos de los movimientos sobre nuestro cuerpo. Analiza los aspectos fisiológicos y mecánicos involucrados en las secuencias físicas. De esta manera, determina el rendimiento del cuerpo y las consecuencias que sufre ante las diversas condiciones a la que se ve expuesto al momento de efectuar algún movimiento. 

Consecuencia de lo anterior, existe una relación ineludible entre los deportes y biomecánica. Por lo que no es de extrañar que este sea uno de los campos donde más se ha desarrollado. Gracias a la biomecánica, se establece la técnica adecuada para lograr el máximo rendimiento de un deportista. 

Aplicación de la BIOMECÁNICA en el ciclismo

La biomecánica aplicada al ciclismo, tiene el objetivo de buscar la mejor postura para los distintos tipos de ciclista. Para ello, no sólo trabaja enfocado en los ciclistas, sino también en la herramienta, es decir la bicicleta. De esta forma, se ajusta la bicicleta a las características técnicas y corporales que requiera el ciclista. 

La finalidad, es aprovechar al máximo el entrenamiento y al mismo tiempo evitar molestias ocasionada por la práctica inadecuada de este deporte. La moraleja en este sentido es que, no es nuestro cuerpo el que debe adaptarse a la bicicleta, sino al contrario ella debe adaptarse al ciclista

¿Cómo se realiza la prueba?

Teniendo claro el tipo de ciclismo que se ejecuta, se hace necesario determinar el tipo de posturas, las frecuencias de práctica y las recomendaciones a seguir para cada persona. una vez hecho lo anterior, se procede a realizar el estudio, que consta de diversas partes.

La primera, una exploración en camilla, que le permite al profesional biométrico determinar la flexibilidad, la extensión o el equilibrio. También debe realizarse una prueba de resistencia y observación en movimiento. En este caso, se sube al ciclista al rodillo para observar en detalle su pedalada, con especial atención a los ángulos y extensión de las extremidades, este ejercicio debe hacerse con total naturalidad, es decir como siempre se ha manejado, de igual forma se recomienda que se use la bicicleta habitual.

Se observa al ciclista desde diferentes perspectivas, para lograr una visión perfecta de los diferentes puntos, como lo son la extensión de la rodilla, la flexión de tobillos, muñecas y codos, la tensión de la zona lumbar o los diferentes puntos de apoyo sobre el sillín.

Finalizado el análisis, se inicia la corrección de las diferentes desviaciones detectadas. Empezando por colocar correctamente las calas, ya que los pies son los que ejercen la fuerza directamente sobre los pedales. Luego se ajusta el tronco superior, como lo es la altura del manillar y la longitud de la potencia. Con esto podrán ajustarse la extensión de los brazos, los ángulos de los codos o la flexión cervical.

Posteriormente, es momento de verificar si los ajustes funcionan, mejorando el rendimiento y la comodidad. Es normal que mientras el ciclista se adapta a los cambios, se sentirá incómodo.

Por último, se recomienda efectuar una valoración de los cambios y transmitirlos al profesional que realizó el estudio. Esto a los fines de corregir algunos detalles que pudieran mejorarse.

¿Qué beneficios tiene?

Se analizan detalladamente, los movimientos que se realizan en la práctica deportiva para lograr mejorar la efectividad.

✔ Además de mejorar el rendimiento, previene lesiones.

✔ Identifica movimientos que puedan causar lesiones.

✔ Mejora la ergonomía de la bicicleta, a las necesidades del ciclista y su especialidad.

✔ Posibilidad de detectar anomalías anatómicas que pueden influir en la salud del deportista. 

¿A quién va dirigido?

Siempre es recomendable realizar uno de estos estudios. Sobre todo, si es habitual el uso de la bicicleta. También si vamos a comprar una bicicleta nueva, podremos contar con toda la información necesaria para elegir la bicicleta correcta. Otro posible escenario es, cuando alguna lesión nos impide llevar los entrenamientos con normalidad.

 

CONTACTA

Rellena el formulario y uno de nuestros especialistas se pondrá en contacto contigo para darte el mejor asesoramiento.