ONdas de Choque

Ondas de Choque en SANTANDER

Conoce los beneficios de las Ondas de Choque aplicadas a la Fisioterapia, disponibles en Santander gracias a Losada y Asociados.

Las ondas de choque deben su nombre a la onda acústica que traslada energía a los puntos dolorosos de los tejidos musculoesqueléticos a alta velocidad. El número de vibraciones transmitidas pueden ser alrededor de 1 a 4 por cada segundo.

El aparato con el que se realiza la terapia tiene un cabezal que concentra la energía. Se utiliza un gel para posicionarlo sobre el lugar, el cual se ubica a través de palpaciones. En el caso de las ondas radiales, estas pueden llegar a 5 centímetros de profundidad, mientras que en las focales pueden alcanzar los 12 centímetros

Ondas de Choque en Fisioterapia

Las ondas de choque en la fisioterapia solucionan afecciones sin necesidad de cirugías o analgésicos. Entre las complicaciones tratadas por este medio se encuentran el espolón calcáneo o calcificaciones del hombro. Además, se pueden escoger entre dos tipos de ondas, las radiales y las focales. El profesional a cargo sabrá cuál es la indicada según la lesión a tratar. Cabe destacar que esta es una de las terapias ideales para acelerar el proceso de recuperación y aliviar los problemas que causan dolor agudo o crónico.

¿PARA QUÉ sirven las ondas de choque?

Las ondas de choque sirven en fisioterapia para tratar los músculos, huesos y tendones. Acelera el crecimiento celular, restaura la movilidad y la analgesia. Entre otras cosas también ayuda a: 

  • Formar nuevos vasos sanguíneos

Mejora las reservas sanguíneas y el oxígeno, lo cual promueve la recuperación rápida de los tendones y los huesos.

  • Curar la inflamación crónica

Se estimula la actividad de los mastocitos, componentes reguladores de los procesos inflamatorios.

  • Producir colágeno

La regeneración del mioesqueletal dañado y las estructuras ligamentosas se mejoran. Se acelera la síntesis de procolágeno y así los tendones se refuerzan.

    • Romper calcificaciones

La acumulación de calcio es un problema que se produce por pequeños desgarros en un tendón. Con el choque de ondas se realiza una descalcificación bioquímica hasta ablandar el tendón.

  • Reducir el dolor

Esta técnica es capaz de disminuir la sustancia P en el organismo. Dicha sustancia es un neurotransmisor que envía información de dolor hacia el sistema nervioso central.

  • Elimina Puntos de Gatillo

Dichos puntos son los causantes de dolor en el cuello, espalda, hombros y extremidades.

¿Qué ventajas tiene esta terapia?

Las mejoras en cuanto a dolencias y disolución de calcificaciones son muy notorias a través de ondas de choque. Otras de las ventajas que posee son:

Disminuye el dolor en menos tiempo y justo después de aplicarse la terapia.

❷ Se siente mayor alivio que en las terapias convencionales

Acelera la cicatrización

Mejoras en los síndromes piramidales, lesiones, fascitis plantar, nervio ciático, cervicalgias, rodilla de saltador, dolor insercional y de cadera, entre otras cosas.

Por su parte, esta terapia ha demostrado su eficacia en los tratamientos de dolencias crónicos, es decir, dolor de hombros, lumbalgias, puntos de gatillo entre otras cosas. Las calcificaciones, como el espolón calcáneo o artrosis, también pueden ser tratadas con este método.

Otro tipo de uso es el que se puede dar para tratar fracturas. Con terapias de este estilo existe una regeneración exitosa, así se tenga que retardar la consolidación ósea. También puede trabajar los tejidos musculares lesionados, como las esguinces o distensiones.

¿Cómo funcionan las ondas de choque?

Este tipo de terapia funciona en tres simples pasos. Primero se ubica el área afectada mediante la palpación, lo cual garantiza la precisión en el procedimiento. Después se aplica gel en la zona detectada para que facilite la propagación de las ondas acústicas. Por último, el aplicador se ubica en el lugar indicado y se da inicio a las descargas de energía que logra todos los beneficios indicados.

Los tratamientos con choques se pueden encontrar cada día más en los centros de salud fisioterapéutica. Las sesiones se pueden aplicar entre 3 y 5 sesiones dejando un intervalo de 3 a 10 días entre ellas. Todo depende del caso que presente el paciente.

Cabe destacar que después de la jornada de terapia, las personas deben abstenerse de tener actividad física durante al menos 48 horas. Mucho menos deben comprometer la zona afectada. 

CONTACTA

Rellena el formulario y uno de nuestros especialistas se pondrá en contacto contigo para darte el mejor asesoramiento.